Llamadme loca pero yo no puedo evitar fijarme en lo que SÍ me gusta de esta situación que estamos atravesando. Que sí, que lo "malo" ya lo conocemos todos de sobra pero ¿habeis intentado hacer un cambio de perspectiva? Y pongo lo malo entre comillas porque para mi hasta lo "peor" que puede traer este virus que es la muerte no es algo negativo ya que yo creo en la transformación y no en el fin. Pero entiendo que esto tiene que ser horrible para muchas personas, sobre todo para las que se quedan mientras sus seres queridos se van. También tiene que ser muy duro para el personal sanitario que arriesga sus vidas y las de sus familias y amigos, trabajando además en una situación de muchísimo estrés y cuyas gracias quiero aprovechar para dar. Tanto a ellos como a  todo el equipo que colaboran con ellos: celadores, personal de mantenimiento, limpieza, cocina, administrativo, informático, teleoperaderes, etc. Y fuera de los hospitales a todos aquellos que hacen que la cuarentena sea posible: empleados de supermercados, repartidores, camioneros, etc. Vuestro trabajo, esfuerzo y sacrificio está siendo valorado y agradecido ahora más que nunca. GRACIAS

Ahora voy a lo segundo "peor" de esta situación, la crisis económica en la que vamos a sumergirnos. Muchos de  vosotros estáis terriblemente preocupados por ello y yo me pregunto ¿cuántos de vosotros estáis realmente contentos con el sistema económico actual? ¿No será que da más miedo en realidad salir de la zona de confort (inconfort )?

Porque se avecinan cambios y los cambios siempre asustan, aunque sean para mejor. Porque una cosa está clara, más allá de qué es lo que ha provocado realmente este virus, si fue natural o fue creado, si fue todo un plan, o uno que se escapó de las manos, lo que sí está claro es que el mundo tal como lo conocíamos hasta ahora va a dejar de existir.

¿Y tan malo será que pasemos por una crisis económica, cuando las crisis son una increíble oportunidad para reinventarse, para resurgir como un ave phoenix de las cenizas, más fuerte y mejor consolidado que nunca? ¿Tan malo será tener la oportunidad de parar y reflexionar a nivel individual y colectivo sobre lo que hemos estado haciendo hasta ahora, si nos ha funcionado o no y cómo queremos hacer las cosas de aquí en adelante? Vivíamos en una sociedad tan acostumbrada a un ritmo frenético, en busca del tesoro prometido, el dinero o/y la felicidad, una sociedad enfocada en el hacer y muy poco en el SER, una sociedad experta en distraerse de los problemas y hasta de uno mismo, sea através del futból o el ocio. Y ahora que se ha congelado absolutamente todo, un acontecimiento sin precedentes, no nos ha quedado más remedio que mirar de frente todo aquello que por años hemos querido evitar.

Y yo, como dije al principio, no puedo no centrarme en esta OTRA CARA DEL CORONA, no puedo no ver las múltiples y maravillosas oportunidades que nos brinda.

Lo cual me lleva al próposito de este blog.

Decidí escribirlo porque estos días he visto muchas personas en mi entorno y en las redes sociales que lo están pasando realmente mal ya que todo o casi todo su enfoque está puesto en lo negativo y les cuesta ver más allá de ello. Lo cual es normal, estamos siendo bombardeados con noticias desde la mañana hasta por la noche, estamos recibiendo información contraria desde que todo ello empezó, cuando se nos dijo que no había de qué preocuparse que esto era una simple gripe común. Si te pones a investigar por tu cuenta tambíen encuentras información de todo tipo. Y si a todo ello le sumas el hecho de que estamos privandonos de nuestra libertad, del sol y su vitamina D, de la actividad física con todos sus beneficios, la vida social y el contacto físico con todos sus beneficios también, pues sí es normal que todo esto acabe creando desconfianza, inseguridad, incertidumbre, desesperación, estrés y finalmente ansiedad y depresión.

Pero que sea normal no significa que haya que sucumbir ante ello y excusarlo, porque la peor pandemia no es la del corona sino la que puede causarnos nuestra propia mente.

Por eso es muy importante hacer un cambio de perspectiva y por esta razón decidí como dije antes escribir y compartir con vosotros mi visión acerca de ello por si a alguien le sirve. Y quiero animaros a que vosotros también lo hagais, si no lo habeis hecho ya, y busqueis qué beneficios le veis a esta situación, además de lanzaros un reto. Que penseis cuál es vuestra predicción para cuando todo esto pase, siempre desde el ver el vaso medio lleno por supuesto. Me encantaría leeros si quereis compartir conmigo vuestras ideas, además de que viene muy bien como ejercicio bajarlas de la mente y plasmarlas por escrito.

A continuación os voy enumerando mi lista de beneficios desde mi perspectiva (sin orden de preferencia) y mis predicciónes para ese nuevo mundo post corona.

1) El aire se ha purificado y la contaminación ha bajado. La contaminación debido a la actividad industrial y transporte es la principal causa de calentamiento global y mata anualmente a unas 10.000 personas en España y 7 millones en el mundo. Y esto sin contar las muertes causadas por los efectos del cambio climático como son las inundaciones y los incendios. (Efectivamente se ha hecho muchísimo más ruido acerca de un virus que no mata ni de lejos tantas personas como un enemigo común que encima es 100% responsabilidad de todos.) Pero gracias a este parón le hemos dado un respiro al planeta y como predicción apuesto a que seremos mucho más conscientes de lo que hemos sido hasta ahora. Hay mucha desinformación acerca del cambio climático pero en estos últimos años se ha visto un cambio de conciencia a nivel mundial y creo que a partir de ahora esa conciencia crecerá aún más.

2) Lo que mencioné antes; nos hemos visto forzados a parar y reflexionar en una sociedad tan acostumbrada a ir tan deprisa y como pollos sin cabeza. A estar con nosotros mismos, hacer un trabajo de introspección, mirar cara a cara a nuestros miedos, inseguridadespreocupaciones, etc. A dejar de hacer para volver al SER

3) Apreciar las pequeñas pero grandes cosas de la vida. La abuelita del balcón de al lado saludando, todos cantando y aplaudiendo desde nuestras casas, recobrando el significado y valor de una comunidad, las conversaciones por teléfono con nuestras familias y amigos, el echarles de menos. Apreciar la generosidad, la bondad, la gratitud, el altruismo que este virus está sacando a luz y fortaleciendo.

4) Nos ha regalado tiempo para pasarlo con nuestra familia, y tiempo para dedicarnos a aquellas cosas que teníamos abandonadas y que teníamos muchas ganas de comenzar o continuar. Y no hay mayor regalo en esta vida que lo único que no se puede comprar con dinero: EL TIEMPO

5) Nos ha conectado más entre nosotros y nos ha vuelto más solidarios.

6) Conoceis aquella frase: "No aprecias lo que tienes hasta que lo pierdes."? Nos ha dado la oportunidad de apreciar cosas como:

-Nuestra salud que tanto hemos dado por sentado

-La conexión y el tacto humano

-La libertad

-La normalidad

-Y sin ir más lejos la vida misma, ante la amenaza de la muerte ( nuestra o de nuestros seres queridos).

Y como predicción de ese mundo post corona, además de lo que ya fui mencionando, veo como la gente después de la cuarentena acabará tan hasta las narices del móvil y las redes sociales que por fin cuando todo esto acabe se apreciará más lo natural, lo real y verdadero. Compartirán momentos con los demás alejados por fin de esa costumbre de estar con alguien y estar más pendiente del móvil que de ese alguien. Apreciarán de nuevo lo que significa una mirada, un abrazo, pero un abrazo de verdad, de los que duran más de 6 segundos, apapachos como los llaman en México, que significa "abrazar con el alma". Apreciarán y cuidarán más a nuestra madre naturaleza y simplemente el respirar aire libre.

También veo un nuevo mundo post corona, mucho más unido, más solidario y más consciente de que nuestros actos repercuten en los demás y como en realidad no existe separación alguna entre nosotros más que la que nosotros mismos creamos o permitimos que sea creada. Este virus se ha colado en nuestro sistema para que nos demos cuenta de que dan igual las fronteras, las religiones, los partidos políticos, el color de piel o la clase social y como a nivel microscópico y en realidad, somos todos iguales creando este gran y maravilloso PLANETA como UN SOLO SER.

De todas las crisis salen oportunidades, esta es sobre todo una oportunidad para volver a ser humanos antes de seguir adentrándonos cada vez más en la evolución de la era tecnológica. Es un llamado al despertar, a lo que es realmente importante, esas pequeñas pero grandes cosas de la vida. Una oportunidad para pensar primero en el otro antes que en uno mismo ya que es lo que hace falta para vencer este virus definitivamente.

Esto es también un despertar de nuestro maestro y terapeuta interior y una oportunidad para volvernos más resilientes a nivel individual y colectivo. 

Y ya para despedirme os dejo con estas dos reflexiones:


"A veces las cosas necesitan derrumbarse para que otras mejores se consoliden."

"Existen dos fuerzas principales que gobiernan el mundo: El miedo y el amor." Tú decides de que lado estás.


TODO ESTÁ EN TI.


ANANGHEL